domingo, 3 de julio de 2016

Festivales Independientes una respuesta ante la cultura politica y de consumo

 Desde hace unas semanas uno de los temas musicales mas  discutidos es  el Festival Lollapalloza, me pareció interesante la gran cantidad atención que recibió y reciben este y otros festivales no solo dentro del publico mas mayoritario sino desde ámbitos que siempre se han llamado mas alternativos, ya sea por bueno o por malo este y otros festivales son tendencia. Habiendo asistido en algún momento de mi vida a festivales tanto privados como públicos. aún me asombra la importancia que les damos a estos. como si de hecho nos debieran algo cuando su lógica interna no es la calidad sino los números. 

 De cualquier modo no quiero hablar de festivales como estos y  llenar mas lineas con una historia que ya fue contada de miles de maneras. Creer que estos festivales nos deben algo es como creer que McDonalds nos debe una buena comida. Lo que si me  ha llamado la atención positivamente  es la gran cantidad de Festivales independientes que han ido surgiendo últimamente; en el caso puntual de la ciudad de Buenos Aires (ciudad en la que vivo hace algunos años)  hay un grato panorama de auto-gestión: desde ciclos impulsados por músicos y asistentes activos de esta escena musical a lugares que luchan un estatus de centros culturales tanto en capital como en provincia. A nivel latinoamericano la situación es parecida, en Chile, Perú, Colombia, Brasil, México y otros países, los sellos, personas asistentes y músicos se han  convertido en  parte fundamental de  un engranaje que busca asegurarse los espacios para expresarse.


La lógica bajo la que funcionan festivales como el Lollapalloza (traídos desde afuera y que tratan de vendernos la idea de que somos afortunados de que pasen por nuestro lado ) o Cultura Emergente (movidos por fuerzas políticas con un nulo interés en la cultura) es puramente comercial o política. Nuestro sistema actual parece habernos engañado volviéndonos parte de una cultura de consumo que nos venden como "indie" o "alternativa"   y que de ningún modo parece representar esa otra opción en el sentido mas puro de la palabra mas allá de modismos musicales. Desde algunos sectores han ido surgiendo iniciativas que buscan contrarrestar los festivales populares, el ejemplo mas vivo que encuentro es el Festival Cultura en Emergencia una cruda respuesta por bandas de La Plata al Festival Provincia Emergente  replica de una serie de festival impulsados por el gobierno actual para fomentar la cultura en medio un clima de guerra abierta en contra los centros culturales de la ciudad

 Quiero rescatar y recomendar algunos  festivales auto gestionados y encuentros  que tendrán lugar en Buenos Aires en este mes insignia importante de un momento de cambio y una búsqueda de nuclear diferentes manifestaciones en un mismo lugar y con un mismo objetivo, siempre es bueno recordar que la masividad también da paso a la monopolización de opciones y espacios.

Jueves 7 de Julio en San Miguel >  Acción Sonora Directa Festival en XLR


Sabado 9 de Julio  Independencia Viva  en Centro Cultural Matienzo ( Festival Unión de los Ciclos: Marte Ataca, Dinámica Festival de lo nuevo y Mam Latino América )

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada